• Con el canterano Matías Farfán se hicieron muy amigos. Le dice “mi hermano” el delantero “cafetero”.
Crédito fotografía: 
Janina Guerrero
John Jairo y su esposa, Neyla López, se conocieron en Medellín, Colombia, cuando el delantero granate tenía 18 años. Hoy tiene 29. Tras marcar el primer gol ante Colo Colo corrió para abrazarla y también besarla. No lo hizo como cábala, sino que lo habían hablado en la previa. Ella, muy positiva, le profetizó que sería la figura. “Le dije que iba a marcar tres goles...”

John Jairo Mosquera aportó un doblete en la victoria de Deportes La Serena sobre Colo Colo por 4 a 1 en el inicio de la Copa Chile. Pero lo más destacado para el delantero colombiano fue poder dedicarle uno de los festejos a su mujer, Neyla López. 

Apenas su derechazo derrotó las manos del arquero Agustín Orión, el futbolista corrió hacia las tribunas, abrió sus manos y la abrazó. También la besó. Fue un gesto que Mosquera había hablado con ella en la previa, aunque no es la primera vez que lo hace, porque en Alemania, jugando para el Werder Bremen, también la besó tras marcar un gol. Y no una, sino que varias veces.

“Lo más importante es que gracias a Dios se pudo dar el triunfo y estoy contento por eso. Pero, bueno, ahora nos toca disfrutar de lo que pasó y esperar el partido de vuelta del día sábado”, reconoce Mosquera, mientras sonríe al mirar a su mujer, a quien conoció en Medellín, Colombia, cuando tenía 18 años.

Hoy tiene 29. Él tiene una hija de 18 meses llamada Sofía. Ella, una de 27 años y una nieta de tres, “a quienes queremos traer para Chile una vez que pase el frío, ya que todavía está muy pequeña”, afirmó Neyla. 

- Sorry, pero no me cuadran los números...

“(Ríe Neyla) Son cosas de la vida que pasan. El recuerdo de la fama, como dice Jairo, jejé. Pasó antes de venir a Chile. Y no es normal, claro, pero yo siempre he dicho que Dios sabe por qué hace las cosas. No me siento mal, pero tampoco lo esperaba. Pero es una bendición y queremos mucho a Sofía. ¿No hubo enojo? Para nada, jejé. Todos me preguntaron lo mismo. ¿Sabe? Son 17 años de diferencia la que tenemos. Lo conocí cuando él tenía 18 años, pero es tremendamente maduro. El viejo chico, le digo”.

- ¿Cuesta arraigarse cuando han viajado por tantos países (Alemania, Dinamarca, Portugal, China?

Jairo: “Cuesta en lo sentimental, porque uno se mete muy de lleno en el corazón de la gente. Uno cuando se va se pone triste, pero no se pierden los contactos. Así que ojalá podamos seguir acá por mucho tiempo más, ya que nos han tratado muy bien, especialmente la familia de (Matías) Farfán, con quien somos muy amigos”.

Neyla: “Donde vamos, Dios nos abre la puerta con una gran familia, entonces en todos lados uno se quiere quedar, esa es la verdad. Por el tiempo que estuvimos en Alemania, emocionalmente nos costó mucho salir, pero estamos con la mentalidad de que si Dios nos lleva a otro lugar es por algo, así que nos vamos contentos. Lo importante es estar juntos, en las buenas y en las malas”.

Lo que más extrañan cuando se van de un país es el tema sentimental.
Esta vez esperan estar por mucho más tiempo en Chile y en La Serena.

JUGANDO CON ÖZIL

John Jairo es un trotamundos del fútbol. Muy joven partió a Alemania donde jugó en el  Wacker Burghausen, el Unión Berlín y el Werder Bremen. Fue ahí donde compartió camarín con los alemanes Mesut Özil y Miroslav Klose, el portugués Hugo Alemeiya, el paraguayo Nelson Haedo Valdez y el brasileño Diego. 

“Fue un paso positivo, porque fue una experiencia muy bonita jugar en Alemania, más aún luego de llegar a un club grande como el Werder Bremen, también en los otros equipos. Contento por la experiencia y por lo que viví allá, además de conocer a grandes jugadores con los que aún mantengo contacto, como el portugués Almeida. Con Diego igual. También hablo mucho con Aldo. Gracias a Dios nunca se perdió el contacto”, afirma.

-¿Fue un retroceso venir a Chile?

“No lo miro desde ese punto de vista, pues cuando a uno le gusta el fútbol, no lo ve así. En Alemania también jugué en Segunda, entonces acá estoy partiendo de cero, así que estoy muy feliz. Ahora hay que esperar qué pasará más adelante, pero estamos tranquilos acá en Chile y en La Serena, pues nos han tratado muy bien”.

- ¿Y cómo lo hacen con el frío y últimamente con las lluvias?

“No es mucho en comparación con otros países, como Alemania, por ejemplo. Acá mi objetivo es hacer un buen torneo y ojalá poder subir. Es complicado, pero no imposible y si se da la oportunidad de seguir en Chile, lo haré sin ningún problema”.

- ¿Se imagina haciendo esos goles en un equipo grande?

“Tengo la mente ahora en La Serena y en el partido de Colo Colo. Tenemos que hacer un buen torneo y esperar. Si se da la opción de un club grande, bien. Si es pequeño, iré sin ningún problema. Dejo todo en manos de Dios”.

-¿Y volver a Colombia?

“Había opciones, pero por el momento no tengo pensado regresar a jugar a Colombia. Ya había firmado acá, entonces no tengo en la mente volver. Si se da la oportunidad de seguir acá, hasta que termine mi carrera, seguiré. O hasta donde Dios me lleve, pero por el momento no pienso regresar a mi país. La mentalidad siempre es terminar fuera. Si regreso es para estar tranquilo, pero no a jugar”.

-Los hinchas granates lo tendrán en un altar con los dos goles, ¿lo sabía?

Jairo: “Uno como jugador siempre sueña con jornadas así, pero nunca, de verdad, imaginé que fuera con un 4-1 y ganar con dos goles míos. ¿Sabes? Mi señora me dijo que iba a marcar tres goles, pero sólo marqué dos”. 

Neyla: “Yo soy muy positiva y teníamos en la mente que íbamos a ganar el partido. Y le dije que iba a marcar tres goles, pero faltó uno...”.

Una jornada que no olvidará nunca tuvo el delantero John Jairo Mosquera
el domingo, ante Colo Colo, luego de marcar dos goles en la victoria por 4-1

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X