• Felipe Paredes, ex alcalde del archipiélago Juan Fernández e integrante activo actualmente, en la conservación de la isla.
  • Paredes fue parte de los paneles de expertos que debatieron en el IMPAC4, en su segunda jornada de exposiciones.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
El también integrante activo en la conservación de las áreas del archipiélago explicó que al crear estas AMP’s se adquiere mayor notoriedad a nivel global, por lo tanto aumenta la cantidad de personas interesadas en ir a conocer el lugar en términos turísticos, por ejemplo.

Un centenar de temáticas se desprendieron ayer miércoles en IMPAC4, del tópico principal del día: la relación entre Áreas Marinas Protegidas (o AMP’s) con las comunidades costeras.

Entre ellas se contaron la importancia de las comunidades locales en el desarrollo y crecimiento económico de dichos sectores, las oportunidades y consecuencias de las áreas protegidas en la pesca artesanal, la esencialidad de la difusión de la conservación y la valoración de los servicios ecosistémicos más allá de la valoración económica inclusive.

Como cada día, más de 100 exposiciones paralelas se llevaron a cabo durante el congreso internacional, que se está llevando a cabo en Enjoy Coquimbo hasta el viernes 8 de septiembre.

EL ROL DE LAS ÁREAS PROTEGIDAS EN LA ECONOMÍA

Y uno de los invitados especiales de la segunda jornada del IMPAC4 fue Felipe Paredes, ex alcalde del archipiélago Juan Fernández e integrante activo actualmente, en la conservación de la isla, que hoy suma 13 mil kilómetros cuadrados de áreas marinas costeras protegidas de múltiples usos (o AMCP-MU por sus siglas).

¿Cuál ha sido su experiencia como panelista de IMPAC4 en su versión 2017?

“El foco de la temática del día miércoles estuvo centrado en que cada experto, diera a conocer la gestión que llevan adelante en su comunidad, en los distintos países. Y nos dimos cuenta que administrar Áreas Marinas Protegidas (AMP’s) puede ser un poco más difícil que sólo crearlas. Cada uno pudo dar testimonio de cómo fue el proceso de su comunidad, cuánto tiempo tomó, cómo se llegaron a los principales acuerdos y quiénes fueron los aliados científicos para lograr la meta”.

¿Cuáles son las primeras conclusiones que sacan los expertos en torno a la relación de las comunidades costeras con las AMP’s?

“La conclusión que sacamos fue que en todos los casos, las iniciativas de protección nacieron siempre desde la base. Son los mismos pescadores, los usuarios de los ecosistemas, los que proponen la creación de estas áreas. Esto es un llamado de atención a la estructura de hoy, donde muchas veces las decisiones están centradas en las cúpulas, sin embargo la base de la sociedad son las comunidades y muchas veces las respuestas están ahí mismo. Lo que hay que cambiar es invertir la manera es que se toman decisiones y hacer del proceso algo más inclusivo”.

EL DESARROLLO ECONÓMICO Y LA CONSERVACIÓN: TEMAS QUE VAN DE LA MANO

Uno de los grandes temas a conversar es cómo alinear el desarrollo económico con las áreas protegidas, ¿cuál es el llamado que hace en este sentido?

“A nivel local, en los 120 años que llevamos auto regulando nuestra pesca y cada vez poniendo más normativas en torno a la conservación, lo que hemos logrado es aumentar progresivamente el nivel de ingresos. En los últimos años, cuando certificamos la pesca en Juan Fernández, duplicamos el valor de cada langosta, y si vemos que el 60% de la comunidad de la isla depende de eso, hoy en día ese porcentaje vive muy bien, no hay nadie que dependa del sueldo mínimo afortunadamente y de hecho, el nivel de ingresos está muy por sobre la media del continente. Y por otro lado, las personas que viven del turismo (el 20% de la comunidad), al crear estas AMP’s adquirieron mayor notoriedad a nivel global, por tanto aumentó la cantidad de personas interesadas en ir a Juan Fernández y conocer el lugar. Entonces también desde la mirada económica, las áreas protegidas pueden reportar buenas divisas en general”.

En este sentido, ¿valora el modelo económico que hoy impera en Chile y el mundo, en relación a áreas protegidas?

“A nivel global, el tipo de modelo económico general tiene algunos aspectos muy buenos. No podemos negar que nos ha permitido llegar a conocimientos tecnológicos que nunca antes habíamos logrado tener, pero por otra parte con un gran costo. Lo positivo, es que ese costo se logra atajar cada vez más. Hoy vemos como, por ejemplo, Chile es el segundo país en el mundo con más empresas B, una revolución bastante importante donde el concepto es generar negocios buenos para el mundo que creen valor compartido, y no sólo que generen capital económico.

Si bien hay aún empresas que tiene una deuda con el medioambiente, a nivel de medianas y pequeñas compañías Chile realmente es ejemplar. Hay emprendedores empeñosos y realmente creativos. Vemos que Chile hoy está siendo un faro para el mundo en temas de innovación y chilenos que están creando cosas brillantes, y hay que darle más espacio a eso.62-02

LA CIFRA

13 mil kilómetros cuadrados de áreas marinas costeras protegidas de múltiples usos tiene Juan Fernández.

LA FRASE

“Si bien aún hay empresas que tiene una deuda con el medioambiente, a nivel de medianas y pequeñas compañías, Chile realmente es ejemplar”.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X