“Los infantes son utilizados como objetos y no considerados como sujetos”. Nos encontramos frente a un tema que va más allá de la falta de recursos, vestimos a los niños como muñecos, les compramos mil artículos sin importar los gastos, la cual nos lleva a la vulneración invisibilizada de los niños ante la sociedad. En la actualidad es bastante común ver cómo se han innovado nuevos productos, sobre todo aquellos que van dirigidos a los infantes con el fin de producir, donde los niños son mirados como el mejor medio para generar dinero. Esto involucra a todas las clases sociales ya que muchas veces, incluso cuando escasea el dinero, las familias hacen todo lo posible por complacer los deseos de sus niños. La influencia del niño va desde que esté aún es bebé y no tiene decisión de compra. Un estudio realizado por Worldpanel baby arrojó que el 46% del dinero de los padres está destinado al bebé, todo esto en base al consumo de las mejores marcas del mercado. Por otro lado en ocasiones se planea su vida incluso antes de que nazcan: Que duerman en sus habitaciones desde pequeños, las horas que corresponden, que estudien, que se queden las horas que hagan falta en sus instituciones. Todo aquello sin considerar lo que ellos en verdad necesitan o anhelan, se les lleva a lugares de entretención creados exclusivamente para un fin consumidor como medio de recompensa por sus logros o simplemente porque así “podemos crear su felicidad”. Los expertos recomiendan evitar en lo posible las recompensas materiales dirigidas a los niños por los buenos resultados académicos. Horten soler, coach educativa, orientadora y profesora, alerta que esto puede resultar contrario a lo que en verdad esperamos, añade que es un incentivo externo y corre el riesgo de que se deje la tarea por falta de motivación. Existen diversas situaciones de vulneración de sus derechos. Se nos hace común ver a un niño o niña en la calle vendiendo diversos productos, en la mayoría de los casos enviados por sus propios padres siendo utilizados como proveedores del hogar, asumiendo el rol de sus tutores. Según el segundo informe de infancia realizado en Chile en el 2014 del observatorio niñez y adolescencia, a nivel nacional el 7,1% de niños entre 6 y 17 años realiza alguna actividad económica. Nos encontramos frente a un hecho del que no quedamos fuera. Estas situaciones se nos presentan a diario y muchas veces las pasamos por alto simplemente por hecho de verlo como algo normal impuesto por la sociedad. Los niños deben ser considerados como sujetos en la sociedad, un sujeto puede alegrarse o estar triste, un sujeto que puede decidir qué atuendo utilizar, un sujeto que puede temer, un sujeto capaz de tomar sus propias decisiones.

 

 

 

X