• El padre de Cristian, Marcos Rojas (a la izquierda) y su hermano menor, John de 18 años nos recibieron en su casa para expresar su dolor e incertidumbre por lo que le sucedió al joven.
  • Cristian Rojas (26) en su casa junto a sus dos pequeños hijos de seis y nueve años.
  • La imagen muestra el sector del accidente a pocos minutos de ocurrido, con el tren detenido.
  • FOTO PROTAGONISTA: Gino Méndez, Comisario Primera Comisaría de La Serena: “Lo que sí vemos en estos sectores es el incremento de los robos de accesorios de vehículos, pero no de asaltos, ni delitos violentos. Ahora bien, yo vengo llegando a la zona y todavía tengo que hacer un análisis delictual mayor”.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Cristian Rojas (26), asegura que él mismo saltó temerariamente a la vía férrea ya que era perseguido por otro sujeto desconocido con un arma de fuego. El episodio le costó la pérdida de su pierna derecha y en su familia, quienes conversaron en exclusiva con diario El Día, se encuentran devastados. Sin embargo, nadie se explica que el presunto ladrón haya escogido como víctima al joven que no tenía dinero y ni siquiera utilizaba celular, más aún, en un sector de poca ocurrencia delictual, según Carabineros, en las cercanías de Mallplaza La Serena.

Cuando el lunes por la mañana, Cristian Rojas, salió de su casa en el sector de las canchas del Puente Zorrilla, en Las Compañías, nada hacía presagiar que aquel sería el peor día de su vida.

Se levantó temprano, se despidió de sus padres y de su hermano menor John, para luego, según dijo, ir a “cobrar algunos dineros” que le debían por un trabajo de construcción (rubro el que se dedicaba) que había realizado la semana pasada en el centro de La Serena.

“Lo más importante ahora es Cristian, mi madre y los niños. Ellos son pequeños y todavía no entienden bien, pero mi madre ahora está con una fuerte depresión y debemos mantenerla resguardada, que se sienta bien dentro de lo posible”, John Rojas, hermano de joven atropellado

Debía volver temprano. Ese mismo día llegaron a su casa familiares provenientes del sur del país, y tenían programado un paseo a la playa, al sector de Peñuelas, sin embargo, las horas pasaban y Cristian no aparecía, por lo que su familia decidió realizar la salida sin él.

Pensaron que se le había pasado la hora, o que le había surgido “una peguita relámpago”, en la construcción y, debido a que no maneja teléfono celular, no habría podido darles aviso, así que no se preocuparon. Salieron rumbo a la playa con  total tranquilidad.

Una tarde de infierno

Lo que no imaginaban los Rojas, era que mientras ellos pasaban una agradable tarde, el mayor de sus hijos vivía un calvario. Cristian finalmente se habría juntado con un grupo de amigos en las cercanías de Mallplaza La Serena, “para conversar y distraerse”, dice su padre.

Luego de estar alrededor de una hora compartiendo, el joven se habría quedado solo, y, según su relato, en ese momento un individuo con un arma de fuego que ya lo estaba “mirando raro” desde hace algunos minutos, lo abordó para, supuestamente asaltarlo.

“Él no tenía problemas con nadie, era tranquilo, trabajaba en lo que encontraba y estaba dedicado a sus hijos, así que supongo que este ladrón lo tomó volando bajo, lo vio solo y además que tenía un arma de fuego”, Marcos Rojas, padre de joven atropellado

El joven se resistió y luego de un forcejeo, salió corriendo para intentar escapar del otro sujeto que salió tras él, apuntándolo.

El miedo de Cristian lo hizo cruzar rápidamente la Ruta 5 Norte hasta llegar a la línea del tren que se encuentra paralela a esa vía, y en un intento desesperado por perder a su persecutor, esperó que la máquina, que ya se aproximaba, se acercara lo más posible para atravesarla de manera temeraria y así dejar al tipo con el revólver del otro lado, sin posibilidad de encontrarlo.

Pero sus planes no salieron como lo esperaba. Al saltar la línea férrea, calculó mal y fue alcanzado por el tren que ya tenía casi encima. Pese a los esfuerzos del maquinista, quien se percató de la situación y rápidamente frenó, ya era demasiado tarde y el joven de 26 años fue arrastrado unos 10 metros, resultando gravemente herido en sus extremidades inferiores, dorso y cráneo.

Familia no encuentra explicación

Fuimos hasta la casa de Cristian, donde vive con su familia y allí su padre Marcos Rojas y su hermano John de 18 años, nos recibieron para contarnos del profundo dolor que hoy los aqueja. Claro, las lesiones de su hijo no son menores, y la más grave es la que el tren le provocó en su pierna derecha. “El hueso quedó molido, inservible”, dice Marcos, visiblemente afectado, debido a que ya le avisaron que la única salida es la amputación, a diez centímetros bajo la rodilla, todo lo que los médicos pudieron salvar. “Es algo muy complicado, tanto a un nivel físico, porque ya no podrá caminar normalmente, tendrá que usar muletas o silla de ruedas, como también a nivel psicológico ya que su vida no volverá a ser la misma”, relata el padre, quien hasta este miércoles sólo había podido tener contacto una vez con Cristian en el hospital, donde el joven le contó toda la historia de lo sucedido.

“Pensó que se iba a morir”

Fue el conductor del tren quien primero socorrió al joven. Llamó a Carabineros y al Samu, para que le prestaran los primeros auxilios a Cristian, y luego lo trasladaran de urgencia al Hospital San Pablo de Coquimbo. A esas alturas, la familia del afectado no tenía la menor idea de lo que estaba pasando. Así lo ratifica Marcos, el padre. “A las dos de la tarde en punto me llamaron unos amigos para decirme que al Cristian lo había atropellado el tren y que habían ido a avisar a mi casa, pero no me encontraron”, cuenta y agrega que después de la noticia, evidentemente el paseo familiar concluyó y todos se fueron a ver al joven.

Al principio estaban confundidos. No sabían a ciencia cierta en qué recinto asistencial estaba, y primero acudieron al de La Serena. Allí les informaron que si bien habían tomado conocimiento del caso, Cristian se encontraba siendo atendido en el hospital del puerto.

4 días cumple internado el joven que sufrió el accidente en la vía férrea. 

Cuando llegaron al lugar, los médicos les tenían una mala noticia a Marcos y a su señora. El personal de salud les informó de inmediato que necesitaban que uno de los dos firmara la autorización para amputarle el pie derecho a su hijo ya que era la única salida para que no se viera afectado completamente. “Fue muy triste escuchar eso, y más triste me sentí cuando hablé con Cristian que tenía su voz adormecida y todavía no podía expresarse bien, porque no sólo fue el tema de la pierna, también tenía una lesión a la columna en la que tuvieron que ponerle una prótesis, y su cabeza donde tenía golpes y además una serie de cortes”, asevera Marcos Rojas.

Un hermano devastado

Cristián Rojas no tenía un trabajo estable, ya que, según cuenta su hermano John, le jugaba en contra el no haber terminado cuarto medio y no poder aspirar a ser contratado por empresas de manera permanente. Sin embargo, “había luchado harto” para poder sacar adelante a sus dos hijos de 6 y 9 años a quienes veía con frecuencia y los que, de hecho, estaban en su casa el día en que le ocurrió el accidente.

John, de 18 años, también se encuentra afectado por lo ocurrido, pero asegura que junto a su padre han tomado la postura de mostrarse fuertes para darle fuerza a su madre quien es la que está peor anímicamente. Por lo mismo, prefirió no hablar con nosotros cuando acudimos a su hogar. “Lo más importante ahora es Cristian, mi madre y los niños. Ellos son pequeños y todavía no entienden bien, pero mi madre ahora está con una fuerte depresión y debemos mantenerla resguardada, que se sienta bien dentro de lo posible”, relata el joven.

¿Por qué Cristian?

Nadie en su familia se lo puede explicar. ¿Por qué, habiendo una gran cantidad de turistas, con dinero y más vulnerables, el delincuente las habría emprendido contra Cristian? Las dudas surgen de inmediato, sobre todo, luego que, consultado, el comisario de la Primera Comisaría de La Serena, Gino Méndez, asegurara que este sector no es particularmente complejo en términos de la comisión de delitos.

Le preguntamos directamente a Marcos Rojas, por qué piensa que su hijo fue atacado, y no tiene respuesta. “No sé. No lo entiendo. Él no tenía problemas con nadie, era tranquilo, trabajaba en lo que encontraba y estaba dedicado a sus hijos, así que supongo que este ladrón lo tomó volando bajo, lo vio solo y además que tenía un arma de fuego”, comenta el padre del afectado.

En el mismo sentido, su hermano John señala que en ningún caso este episodio se habría originado por eventuales “cuentas pendientes” que podría haber tenido Cristian, ya que, “él caminaba tranquilo por la vida. No le debía nada a nadie ni tenía enemigos, por eso a mí también me parece extraño lo que le sucedió, y para eso después se realizarán las investigaciones que corresponden”, indicó.

Por lo pronto, desde la familia aseguran que el Ministerio Público ya tomó conocimiento del caso, aunque, consultados, ni la PDI ni Carabineros han recibido todavía la instrucción de investigar, y dilucidar con exactitud qué fue lo que sucedió. 

Un sector poco peligroso

El capitán Gino Méndez Moya, Comisario de la Primera Comisaría de La Serena, precisó que estaban en conocimiento del hecho que afectó a Cristian Rojas, pero no han recibido una orden para investigar. Eso sí, aclara que el sector donde supuestamente un sujeto habría atacado con un arma de fuego a la víctima que terminó siendo arrollada por el tren, no es particularmente peligrosa en términos de comisión de delitos, menos aún durante la temporada estival cuando la labor policial de vigilancia, patrullaje y fiscalización se intensifica. “Lo que sí vemos en estos sectores es el incremento de los robos de accesorios de vehículos, pero no de asaltos, ni delitos violentos. Ahora bien, yo vengo llegando a la zona y todavía tengo que hacer un análisis delictual mayor, porque tampoco se puede descartar nada”, especificó el capitán Gino Méndez.

 

Costos económicos

En este momento la principal preocupación de la familia es que su hijo pueda recuperarse y salir del hospital. Sin embargo, saben que una vez que esté fuera deberán asumir los costos económicos para una rehabilitación, además de los gastos tras las intervenciones a las que ha sido sometido. En ese sentido, Marcos Rojas no tiene reparos en pedir ayuda y asegura que hará todo lo necesario para conseguir el dinero que requiere la recuperación de su hijo. Por lo pronto, indica que desde el municipio de La Serena, donde él trabaja como coordinador del Coliseo Monumental y ayudante del administrador, ya le han manifestado que van a colaborar con él. “Cuento con ellos, porque son muchos gastos, y también, cuando salga creo que  va a ser necesaria una prótesis para su pierna para que pueda volver a caminar”, sostuvo.

 

Una pesadilla hecha realidad

El padre de Cristian asegura que la única señal que tuvo de que algo podía salir mal el día lunes, fue que su hijo le comentó durante el fin de semana que había tenido un extraño sueño, en el que se veía a sí mismo en circunstancias muy parecidas a las que finalmente le tocó vivir. “Me dijo que había soñado que un tren lo atropellaba. No se refirió a si iba arrancando de algo, ni a otro detalle pero sí me dijo lo del tren. Aunque claro, en ese momento uno qué importancia le va a dar, si era sólo un sueño, pero ahora uno se cuestiona, cómo pudo haber tanta coincidencia”, relata Marcos Rojas.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X