Crédito fotografía: 
El Día
La mejor representante de parakarate del país volvió a demostrar por qué no existen fronteras y que, más allá de las dificultades, se puede superar al dolor de una complicada enfermedad y triunfar. El próximo gran desafío de la deportista serenense es el Mundial que se desarrollará en Qatar.

La campeona nacional de parakarate de origen serenense, Paula Ulloa, tenía un gran objetivo de cara al primer semestre de 2019: ir a Panamá y disputar el título de su categoría a nivel panamericano.

Pese a las dificultades que significa tener una grave enfermedad conocida como esponderitis deformante, Paula ha sabido hacerle frente a una vida marcada por el dolor pero donde de todas maneras se ha desarrollado hasta convertirse en una exponente de las artes marciales a nivel nacional. Lo que ocurre es que este particular diagnóstico le provoca diversas formas de artritis en todo el cuerpo, lo que implica padecer molestias en forma permanente.

Sin embargo, ella ha sabido enfrentar esta compleja enfermedad desde su mejor antídoto, el deporte, y mejor aún, con un excelente resultado obtenido en tierras panameñas, que la consagra más allá de nuestras fronteras, quedándose con el título panamericano de su categoría, en la modalidad silla de ruedas femenino.

Paula Ulloa y su entrenador y esposo, Rafer Rivera, llegaron a Panamá y debieron adecuarse a un factor realmente importante, que es el clima. “Las mínimas bordeaban los 27 grados y las máximas 37, así que podrás imaginarte lo que es desenvolverse en esas condiciones”, subrayó.

Sin embargo, lo grato fue encontrarse con personas que son cálidas, algo muy propio de los países caribeños. Eso también le alentó a vivir días cargados de buenas vibras.

Otro aspecto clave en lo deportivo es adaptarse al piso con el que el deportista se va a encontrar. “Se trata del tatami, que es la superficie en la que se compite. En Panamá, tenía una densidad menor a la que habitualmente yo estaba acostumbrada. En cierta forma, la silla se pegaba en el tatami y había que ocupar una mayor fuerza, lo que me cuesta”.

Lo que se sumó a la presión que significa enfrentar a la Comisión Arbitral con puntaje, como explicó la deportista. “Ellos pueden descalificarte a la menor falla. Lo interesante es que nuestro propósito es estar a nivel mundial, por lo tanto nuestro puntaje debía alcanzar ese estándar. Esto es estresante, porque además en la nueva modalidad los jueces no están en cada esquina como en antaño, sino que están frente a ti y todos son cinturones negros. Es una presión importante”.

Paula espera  retener la corona nacional y apunta hacia un desafío grande: el mundial de Dubai, que se desarrollará en octubre de 2020; por ende, es comprensible el llamado a que la empresa privada y el sector público pongan los ojos en el trabajo que esta deportista de alto nivel está realizando, que junto a Rafer Rivera quiere desarrollar un proyecto inclusivocon el Municipio de La Serena.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X