Crédito fotografía: 
Captura de video
El exteniente coronel apelará ante la Corte Suprema el fallo que lo condenó como cómplice de La Caravana de la Muerte y además acusó, al juez Mario Carroza de ser comunista.

El ex oficial del Ejército, el teniente coronel Jaime Ojeda Torrent, condenado a cinco años y un día como cómplice de los 15 homicidios cometidos por la Caravana de la Muerte en octubre de 1973 en el regimiento “Arica” de La Serena, afirma su inocencia y anuncia que apelará a la sentencia dictada por el juez Mario Carroza. 

En entrevista telefónica con El Día, el exuniformado afirma que “ningún oficial, ni militar que pertenecíamos a la planta del regimiento en octubre de 1973 somos responsables ni somos culpables del ajusticiamiento que hubo en octubre de 1973”.

El exoficial detalla que el 16 de octubre de 1973 llegó a La Serena “un general (Sergio Arellano Stark) con la autoridad del presidente de la Junta, así que siempre supusimos que todas las acciones de la llamada Caravana eran legales, pero con el tiempo nos dimos cuenta que no había sido así”.

Ojeda indicó que “nosotros éramos seis jóvenes oficiales que no íbamos a poner en duda la palabra y la presencia de un general en las circunstancias de un tiempo de guerra. Nosotros supusimos que las ejecuciones correspondían porque creímos que no estaban ejecutando a gente indefensa”. 

"Nosotros éramos seis jóvenes oficiales que no íbamos a poner en duda la palabra y la presencia de un general en las circunstancias de un tiempo de guerra”, indicó el ex Oficial del Ejército, Jaime Ojeda Torrent.

Para el teniente coronel en retiro hay que instalar los acontecimientos en el contexto en el cual se vivieron. “En ese tiempo no había información de ninguna especie y el hecho de que llegara un general a La Serena era un gran acontecimiento, algo no muy común. Además, el respeto al alto mando era sagrado por lo tanto no había espacio para poner en duda la palabra y los hechos que se estaban ejecutando”.

Según su visión, “el partido Comunista tuvo un gran éxito en la condena de un excomandante en jefe del ejército por una causa de derechos humanos, utilizando a uno de sus miembros espirituales como es el juez Carroza, quien siempre ha tenido un maltrato hacia los militares. Yo me entreviste con este juez y le encaré su condición de comunista” 

¿Tras la sentencia que lo condenó como cómplice de las muertes cometidas por la Caravana de la Muerte, qué opciones judiciales maneja?

“Voy a apelar, pero no creo que vaya a pasar mucho en la Corte de Apelaciones”. 

¿Hay testigos de la época quienes relatan que usted estuvo presente en el regimiento el día de los acontecimientos?

“El gran negociado para quienes pertenecieron al MIR, al partido comunista o el partido socialista son las grandes indemnizaciones. Para ellos es rentable porque los juicios siempre los van a ganar y es muy fácil decir ‘yo vi a este señor cuando torturaba o a mí él me torturó’, y es muy difícil para uno demostrar lo contrario. Como siempre va a ganar la justicia procomunista no me extrañaría que yo tuviese otra demanda de estos sinvergüenzas que aprovechan las causas de derechos humanos para enriquecerse”.

Pero usted ¿se considera responsable o culpable de alguna acción en esa época?

“Yo soy culpable de haber defendido mi Patria.  En este momento estoy viviendo un período en que los Tribunales de Justicia están en poder de los comunistas por lo tanto tengo que asumir que cambiaron las cosas y espero que al final, en la historia, se imponga la verdad, y que los terroristas, como lo fue Bin Laden, tengan su merecido como corresponda”.

POR ALTO EL TEMA LEGAL

¿Qué piensa de las ejecuciones cometidas en octubre del 1973? ¿Fueron actos legales?

“Hay que recordar que el general Sergio Arellano estuvo solo un par de horas en La Serena, así que yo no tengo la menor idea, pero viendo quiénes eran los ejecutados, nadie dice a qué partido político pertenecían y por qué ellos eran condenados. Aquí efectivamente se pasó a llevar la parte legal porque no se hizo un Tribunal de Guerra pero, indiscutiblemente, por los antecedentes de estos personajes moralmente merecían ser ejecutados. Téngase presente que en la cárcel de La Serena habían cientos de detenidos por la misma causa y por alguna razón eligieron a los quince” 

¿Qué opinión tiene de las condena que recayó sobre el general Ariosto Lapostol Orrego?

“El general Lapostol fue condenado a 15 años de cárcel y fue quien más luchó porque aquellos, que tenían antecedentes de ser terroristas, tuviesen penas muy bajas. El general Arellano llegó justamente a La Serena para revertir las penas que él había dictado. Lapostol defendió a gente para que no fuese fusilada, pero fue condenado por la fuerte presión que ejerció el partido comunista que logró su condena, una pena absolutamente injusta”.

CRÍTICAS AL MONUMENTO DE PEÑA HEN

¿Tiene su conciencia tranquila?

“Esa noche (el 16 de octubre de 1973) yo dormí absolutamente tranquilo porque supe que 15 terroristas menos iban a atacar el regimiento o la casa donde yo vivía en La Serena, en calle Castro. Nosotros vivíamos asustado de que en cualquier momento llegasen los terroristas. La familia (de los ejecutados) no tiene la culpa de que ellos hayan sido terroristas”.

Pero, entre los muertos ese día está el músico Jorge Peña Hen...

“La segunda mujer de Peña Hen lo convenció de ser más socialista y él viajó a Cuba para prepararse como líder. Hoy lo tienen con un monumento en La Serena y es una vergüenza nacional”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X