• En la actualidad el lugar del hallazgo permanece cercado tras las exploraciones que realizaron los arqueólogos. Ellos hicieron el rescate solo en un limitado sector, pero pese a ello encontraron gran cantidad de material. FOTO ANDREA CANTILLANES
  • La carretera debió ser desviada para evitar el paso por el recinto arqueológico y se está a la espera de una solución para darle continuidad. FOTO ANDREA CANTILLANES
  • Fueron 70 los especialistas que trabajaron en el rescate que se realizó en el lugar, pero aún queda una amplia área donde existe presencia de material arqueológico. FOTO LAUTARO CARMONA
  • Este viernes las comunidades indígenas solicitaron al alcalde Roberto Jacob que el concejo municipal pueda intervenir en su resguardo. FOTO ANDREA CANTILLANES
  • Las comunidades indígenas están solicitando que se un centro ceremonial y un centro de estudios en los terrenos. FOTO ANDREA CANTILLANES
Crédito fotografía: 
El Día
El sector es considerado uno de los hallazgos arqueológicos más importantes que se ha realizado en el país, ya que reúne por primera vez en un solo lugar una gran cantidad de evidencia de la cultura Diaguita de nuestra zona, por lo que especialistas coinciden en que, dada su importancia, debe ser preservado y protegido.

El sitio arqueológico El Olivar, emplazado 4 kilómetros al norte de La Serena, se constituye en el mayor asentamiento hasta ahora conocido de la Cultura Diaguita, existiendo allí evidencia prehispánica desde el 1000 al 1540 d.C. Su extensión real aún no ha sido dimensionada, sin embargo, en virtud de los puntos en los cuales se han realizado hallazgos a la fecha, se estima que podría tener una superficie aproximada de 35 hectáreas.

Especialistas afirman que se convierte en una piedra angular para el conocimiento de lo que fue la prehistoria regional, debido a que contiene áreas funerarias y espacios habitacionales del complejo cultural Las Ánimas, de la cultura Diaguita en todas sus fases y algunas evidencias efímeras de la cultura El Molle. Diversos tipos de tumbas, piezas de greda de diferentes formas, instrumentos musicales, e incluso piezas de oro se cuentan entre los innumerables objetos que se han rescatado.

Existen evidencias de estudios en el lugar desde 1930, pero en julio de 2015 comenzó a cobrar especial relevancia, cuando se realizaban los trabajos de construcción de la doble vía que conecta a La Serena y Vallenar. Dada la magnitud de presencia de material arqueológico, las obras debieron ser detenidas en un tramo de 380 metros por 50 metros. 

Tal como la ley indica, la empresa (Sacyr) financió el rescate de las piezas, el que se inició en diciembre del mismo año con una dotación de 70 expertos entre arqueólogos, antropólogos y conservadores quienes lograron el rescate de 203 cuerpos articulados, 41 entierros secundarios y 20 conjuntos óseos, los cuáles fueron llevados a Santiago para sus estudios posteriores.

No obstante, se cree que la superficie excavada correspondería sólo al 1,84% respecto del área total caracterizable, por lo cual la pregunta que surge es si se debe poner en valor el recinto, ya sea que se desarrolle un museo de sitio o un parque arqueológico, que permita darlo a conocer y entender mejor la historia de nuestros antepasados.

 

ANUNCIOS INCONCRETOS

Entre las autoridades locales y nacionales siempre ha existido coincidencia de la gran relevancia que tiene este sitio arqueológico y que debe ser protegido. De hecho, en reiteradas oportunidades se mencionó la idea de construir un museo de sitio o un parque arqueológico en el terreno.

En una visita al lugar cuando se iniciaban las exploraciones, el entonces ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, destacaba su importancia e indicaba que de todas maneras como gobierno iban a trabajar para ponerlo en valor.

A nivel regional, en tanto, el exintendente Claudio Ibáñez también realizaba declaraciones en esta línea. De hecho, en octubre de 2016 y aprovechando una visita del titular del MOP a la zona, le entregó un oficio en donde le solicitaba que se evaluara la construcción de un viaducto y también que se generara allí un museo de sitio o parque arqueológico.

 “Vamos a aproximarnos a tener algún museo de sitio o algún lugar que reconozca y ponga en valor turístico y patrimonial e histórico este sitio”, precisaba en esa oportunidad y agregaba que  “nuestra posición es preservar la cultura, el patrimonio, así es que vamos a analizar junto con el MOP, con los expertos y las comunidades cuáles son las mejores opciones. Por aquí evidentemente no va a pasar ninguna carretera, por lo tanto, vamos a buscar las opciones ingenieriles y tecnológicas necesarias, pero este sitio lo vamos a cuidar”, dijo.

Pero pasó el tiempo, terminó el periodo de gobierno y nada se concretó.

 

CONTINÚAN NULOS AVANCES

Con el cambio de gobierno, nuevamente las autoridades relevaron la importancia de poder proteger el lugar y aseguraron que trabajarían en ello. En abril de este año en entrevista con El Día el subsecretario del Patrimonio Cultural, Emilio de la Cerda, resaltaba que “lo que quiero transmitir es que conozco bastante la situación actual del sitio en términos de la importancia patrimonial que tiene” y agregó que “me gustaría trabajar con el Consejo de Monumentos ahora y poder montar un equipo de trabajo para ver exactamente cuáles podrían ser los pasos que ayuden a proteger de una manera debida ese sitio tan excepcional para la región y el país en términos del conocimiento de la cultura Diaguita”.

Asimismo, indicó que “vamos a tratar de disponer en esta estrategia de trabajo y ver cómo se va a cautelar para que los futuros proyectos no afecten este espacio, que es mucho más grande que lo que fue impactado por la carretera”.

En este sentido la autoridad resaltó que “los testimonios que ahí se encontraron (El Olivar) son propiedad del Estado y le corresponde a éste a través del Consejo de Monumentos resguardarlo y cautelar por su debida protección”.

Por ello, enfatizó en que “lo que nosotros podemos asegurar es que vamos a montar un equipo de trabajo para darle yo diría no celeridad, porque eso puede ser una consecuencia del trabajo, sino que vamos a priorizar el tema de El Olivar para que salga en los tiempos que tenga que salir, lo antes posible”.

Pero en septiembre de este año y en una nueva entrevista con El Día, Emilio de la Cerda descartó que ellos estén priorizando la instalación de un museo de sitio en El Olivar e indicó que los esfuerzos se centrarían en la construcción de un depósito regional, que pudiera almacenar los cuerpos que ya han sido sacados.

En ese sentido, indicó que el CMN recomendó que se incorporara la CONADIS en esa instancia, justamente para ver cuáles son los pasos siguientes. “Ahí se verán los escenarios de puesta en valor, de resguardo, de museo de sitio si es que viene al caso, pero en principio, el museo de sitio no es un escenario que estemos manejando, porque nosotros tenemos acá un museo arqueológico que es relevante, que ha sido recientemente modificado”, especificó.

 

SIN ACCIONES A NIVEL LOCAL

El Día intentó indagar también entre las autoridades locales si se va a insistir en poner en valor el lugar del hallazgo en sí. Sin embargo, no existe claridad respecto de un proyecto específico. Nuevamente, todos reconocen su importancia, aseguran que obviamente será protegido, pero a la hora de consultar si existe un proyecto concreto asociado, la mayoría señala no tener antecedentes.

 

ESPECIALISTAS: “SE DEBE RESGUARDAR”

Nunca antes en la historia de la región se había podido ubicar tal nivel de evidencia de estos pueblos ancestrales en un solo lugar. Así lo confirman también los expertos en arqueología que coinciden en que, dada su importancia, se debe proteger.

Gloria Cabello, presidenta de la Sociedad Chilena de Arqueología (SCHA), destaca que, pese a que desde 1930 se han hecho exploraciones, todavía no se ha podido determinar bien cuál es su real dimensión. El problema, indica, es que cada vez más el crecimiento urbano lo va ido cubriendo, por lo que a su juicio se debe delimitar.

“Creo que ese es un factor determinante a definir por todas las partes, Monumentos Nacionales, el ministerio de Obras Públicas, sobre todo por el tema de un plan regulador, porque la ciudad sigue creciendo y el sitio no está delimitado completamente, van a seguir ocurriendo cosas, entonces tendría que habilitarse un tema de prevención, creo que eso es lo más importante”.

Dice que considera que las autoridades locales son las más interesadas en poder tener un lugar, un museo de sitio, una puesta en valor “y yo creo que sería importante que pudiera lograrse eso. Pero para eso tiene que estar las condiciones dadas, porque un museo de sitio tiene que tener los recursos y la infraestructura que asegure que esto va a ser de forma permanente”.

Plantea que ya sea el gobierno regional, el ministerio de Obras Públicas, tienen que comprometerse a tener los recursos disponibles durante todo el tiempo que esto ocurra “porque lamentablemente a veces cuando se realizan las puestas en valor después quedan abandonadas, porque no existen los recursos para mantenerlo”.

Luis Cornejo es jefe de la carrera de arqueología de la Universidad Alberto Hurtado y conoció de cerca El Olivar, pues fue miembro del CMN precisamente cuando se descubrió y se analizaba su futuro.

Dice que efectivamente cuando tuvo ocasión de visitarlo y que se discutiera del tema escuchó muchas veces la idea de crear un museo de sitio, pero que nunca le tocó ver un proyecto concreto. “Yo en todos los momentos que estuve allá lo escuche hablar como una propuesta, porque como era una gran cantidad de material, muy contextualizado, se podría hacer una cosa muy interesante poniendo algo en el lugar donde está el sitio, que le da un valor cultural y además un valor turístico grande”.

Sin embargo, plantea que “hasta ese momento no vi ninguna propuesta formal en términos económicos, de cómo se financiaría, como funcionaría, si iba a ser un anexo del museo de La Serena, algo independiente, que son todos temas que hay que resolver antes de ejecutar una idea como esa, que yo la encuentro súper interesante, pero requiere voluntades políticas que se expresen con dinero”.

También resalta la jerarquía que tiene en términos arqueológicos y de valor patrimonial, por lo cual considera que este tipo de resguardo sería importante. “El sitio es de una importancia fundamental en términos de la historia del valle de Elqui, es uno de los lugares donde se enterró más población en un trazo de terreno relativamente concentrado desde más o menos el año 500 dc. Hasta tiempos incaicos, en 1.400 d.C”

Según manifiesta, eso tiene una consecuencia a nivel local también “porque es un lugar que al darle una relevancia o al descubrir la importancia que tiene puede convertirse en un lugar de relevancia actual, que ya de hecho lo es. En el imaginario público de todos los serenenses y de mucha otra gente inclusive que no es de La Serena se sabe lo que es y eso se acentuaría mucho más si se pone ahí un museo en el que se muestre la vida de los Diaguitas y de los grupos Ánima que están representados en el cementerio”.

Ambos expertos coinciden en que la traba principal para ejecutar un proyecto de estas características es el financiamiento, e incluso definir quién lo realiza y lo propone. En opinión de Cornejo, debería ser el Estado quien asumiera ese rol.

“Obviamente, las distintas distribuciones económicas que tiene el Estado pueden hacer que se haga una fuerza, que convine los recursos locales que se pueden tener a través del Gobierno Regional”.

En este sentido, refuerza que la propuesta tiene que surgir desde la región “pero para que se haga un museo que sea parte de la red estatal, como lo es el museo regional de La Serena”.

Reitera que muchas veces escuchó hablar de la idea, pero que “las ideas se las lleva el aire”, por lo cual “lo que se necesita es que alguien proponga una cosa que tenga un presupuesto, quien lo financia, quien lo administra. Para que una institución dure en el tiempo tiene que tener una estructura que la financie permanentemente, se requiere los fondos para construir, seguramente habría que comprar un pedazo de paño de tierra, hay varios factores de por medio que están involucrados”.

Respecto de la gestión que se ha hecho hasta ahora agrega que “es muy fácil comprometerse y decir sí vamos a hacer un museo, pero cuando llega el momento de hacer las cosas nos enfrentamos a la dura realidad de tener que hacer cálculos económicos y también cálculos políticos”.

Lo que sí está claro, dice, es que es recomendable poner en valor el espacio. “Yo personalmente pienso que sí. Eso tiene un impacto cultural y turístico mucho más grande que ponerlo en el museo mismo, se puede dar mucho más relevancia al lugar e impactar fuertemente en el turismo”, precisó. 3701iR

 

Comunidades indígenas piden al alcalde interceder

En este mismo contexto, el pasado viernes un grupo de representantes de las comunidades indígenas solicitó al alcalde de La Serena, Roberto Jacob, que el concejo comunal intervenga en el resguardo de El Olivar.

Marcia Albanés, representante de Fuerza Indígena y la Red Nacional Diaguita manifestó que “queremos solicitar una reunión con el concejo para informar qué es lo que se ha hallado en El Olivar, porque nosotros queremos un parque ceremonial en el lugar. Queremos que escuchen nuestra voz, porque hemos estado en una lucha y no hemos sido escuchados”.

Respecto de la opción de un museo de sitio, Ana Godoi, representante del Consejo Nacional Diaguita, indicó que están evaluando que sea un centro de estudios, a parte del centro ceremonial “, según las garantías que nos entregue un equipo multidisciplinario que hemos solicitado, porque el Estado no nos ha proporcionado las garantías de resguardo”, dijo.

Respecto de esta solicitud, el edil Roberto Jacob indicó que la postura del municipio será apoyarlos en estas gestiones, “aquí nadie puede restarse a apoyar al pueblo Diaguita, más ahora después del gran descubrimiento de El Olivar, que creo que es un hito histórico”.

La autoridad indicó que al igual como se están realizando gestiones para devolver el moái de La Serena a la Isla de Pascua “a nivel local no podemos permitir que lo que es diaguita salga de la comuna”. Para estos fines, dice que le pidió en 15 días a la comisión de Cultura del municipio un informe para ver qué pasa con el recinto y cuáles podrían ser las acciones a seguir. Además, invitó a las comunidades a asistir al concejo, donde puedan exponer sus requerimientos.

En cuanto a las declaraciones del subsecretario del Patrimonio de que no se considera por el momento hacer algo en el sitio, Jacob indicó que “eso tenemos que conversarlo, porque no está la última palabra dicha y creo que aquí hay muchas autoridades que se tienen que pronunciar respecto de esto. Aquí hay que aunar esfuerzo, porque no es menor lo que estamos viendo”.

Respecto si ha habido demasiado retraso en las acciones, considerando el tiempo que se conoce de la importancia de El Olivar, Jacob señaló que “yo creo que sí, creo que estamos en deuda, pero todos estaban esperando lo que pasaba con la carretera. En eso perdimos tiempo, lo reconozco, pero nunca es tarde. Pero las gestiones tienen que nacer de la cuna, no podemos estar esperando que de Santiago nos den instrucciones”, puntualizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X