Crédito fotografía: 
Referencial
El can, que está entrenado para actuar sólo cuando recibe una orden, se mantuvo impávido hasta el arribo de Carabineros, quienes detuvieron al sujeto de 30 años, quien fue formalizado el sábado por el delito de robo en lugar habitado.

La noche del viernes, un rottweiler fue esencial a la hora de repeler un robo al interior de un taller mecánico en la ciudad de Arica.

Los trabajadores del recinto salieron a comer cerca de las 22:00 horas y dejaron la puerta cerrada. A su regreso, éstos se percataron que algo extraño sucedía al interior del lugar.

Según indicó el hijo del dueño del taller, Renzo Oriendo, dos individuos habían hecho ingreso al sitio. Uno de éstos, pese a que lo persiguieron, terminó escapando con un notebook y ocho neumáticos. El otro, no obstante, fue apresado, pero no por ellos.

“Thor” es desde hace dos años el perro de la familia quien, en el momento del ilícito, estaba en el segundo piso del taller.

“Fui para allá y tenía acorralado a un hombre. Me acerqué y el perro empezó a morder los zapatos (del) sujeto”, dijo Oriendo a La Estrella de Arica.

El can, que está entrenado para actuar sólo cuando recibe una orden, se mantuvo impávido hasta el arribo de Carabineros, quienes detuvieron al sujeto de 30 años, quien fue formalizado el sábado por el delito de robo en lugar habitado.

Tras la instancia judicial, no obstante, quedó en libertad y con prohibición de acercarse a los afectados.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X