Expertos de la Universidad Santo Tomás entregan consejos para que los animales también disfruten el verano

Cuando las familias comienzan a planificar sus vacaciones una de las interrogantes que surge entre quienes tienen mascotas es: ¿las llevamos o las dejamos en la casa? Para aclarar un poco el panorama, el Jefe de Carrera de Medicina Veterinaria de la UST Viña del Mar, Gonzalo Chávez, comenta que la única mascota que podría disfrutar viajando junto a sus dueños es el perro, para todo el resto, como gatos, conejos, cobayos, hámster y pájaros, será más agradable quedarse en la casa, ya que es ese el lugar que conocen y donde se sienten seguros.

Por otro lado, para quienes prefieren dejarlos encargados a algún vecino o familiar, el académico de la UST recomienda que la persona que quede a cargo “tenga afinidad con la mascota, ya que no es suficiente que se preocupe de limpiar el lugar, darle la comida y cambiarle el agua, sino que en los casos que corresponda, habrá que darse el tiempo de pasear y jugar. Si en cambio optan por dejar a sus mascotas en un hotel para animales, lo ideal es visitar previamente el lugar para ver en in situ las instalaciones y asegurarse de que el personal a cargo tiene las competencias necesarias para cuidar animales, y además confirmar que las instalaciones cumplen con lo básico para asegurar un buen nivel de bienestar”.

Viajar en auto

El etólogo, especialista en comportamiento animal, comenta además que si la familia decide salir de vacaciones con su mascota, la situación se vuelve un poco más compleja. “Si el viaje lo van a realizar en auto, no hay que olvidar que los perros, al igual que todos los pasajeros del vehículo, deben viajar sujetos por un cinturón de seguridad. Existen unos que han sido especialmente diseñados para estos efectos, que se deben sujetar a un arnés evitando que la mascota se pueda caer o salir proyectada ante un frenazo brusco, poniendo en riesgo no solo su vida, sino que también la de los pasajeros. Otra opción es utilizar un transporte o canil del tamaño apropiado para su mascota, el que por un lado debe estar bien sujeto dentro del vehículo y, por otro, que el perro esté habituado a entrar en él, de lo contrario se transformará en una mala experiencia y al intentar escapar del canil se puede lesionar”, explica Gonzalo Chávez, además de advertir que bajo ningún punto de vista las mascotas deben viajar en maleteros de automóviles o buses, ya que no están diseñados para transportar seres vivos.

Otras de las precauciones que debe considerar al viajar en auto es llevar abundante agua, ya que es fundamental para evitar la deshidratación de su mascota, además de detenerse cada 2 o 3 horas para que pueda hacer sus necesidades y un poco de ejercicio, ya que los viajes largos también son agotadores para ellos. Sobre el impulso por darle algún fármaco para que no se maree durante el traslado, el Jefe de Carrera de Medicina Veterinaria de la UST Viña del Mar, sugiere evitar dentro de lo posible la automedicación, a menos que sea recomendado por el médico veterinario de cabecera.

La tercera opción de transporte son los aviones, y existen diferencias de acuerdo a la línea aérea. “Algunos aviones permiten viajar con animales pequeños en la cabina, hasta 10 o 12 kilos de peso, y otras sólo lo hacen con los animales en la bodega. Sin embargo, los aviones cuentan con un espacio destinado para ello, donde se controla la temperatura y la presión. Si va a viajar al extranjero con animales, debe informarse en el consulado del país de destino sobre los certificados sanitarios con los que debe contar el animal y consultar, además, en el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) cuáles son los requerimientos para reingresar con un animal a Chile”, explica el experto.

Otras precauciones

Rodrigo Crossley, académico de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Santo Tomás, agrega que otra de las precauciones a tener en cuenta es que, sobre todo en el verano, algunas mascotas presentan condiciones de piel especiales que podrían verse afectadas con el sol. “Las razas de pelaje blanco despigmentadas requieren de protector solar, ya que la exposición a los rayos UV podría causarles daño. Por otro lado, el salir fuera de casa los deja más expuestos al contagio de ectoparásitos como pulgas y garrapatas, por lo que se les debería aplicar algún producto para prevenir esto. Finalmente, las razas de hocico chato como los Bulldog Inglés o Pug tienen muy poca tolerancia al calor y al ejercicio, ya que poseen ciertas anormalidades anatómicas que no les permiten respirar en forma tan adecuada”, por lo tanto hay que proveerles de un lugar fresco para descansar.

Por último, ambos expertos recomiendan asegurarse de que la mascota, perro o gato, cuente con una placa de identificación con el nombre y a lo menos dos números de teléfono para poder contactar a los propietarios en caso de extravío.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X